icono_encapsulamiento

Encapsulamiento

El Relleno de Seguridad será el destino de todos aquellos residuos que no puedan ser manejados mediante algún otro tratamiento orientado a su reciclaje, recuperación, reutilización o su revaloración energética. Corresponderá a una instalación de eliminación de residuos peligrosos y disposición final de material inerte, estable, no reactivo, no inflamable, ni corrosivo en forma de un sólido monolítico y/o compactado, de naturaleza inorgánica y que no generarán emisiones gaseosas, líquidas ni sólidas, en ninguna etapa de su operación ni funcionamiento.

El Relleno de Seguridad estará compuesto por celdas de disposición que cuentan con un sistema de impermeabilización de 9 capas de materiales impermeabilizantes como son: arcillas impermeables, Geocompuestos Bentoniticos autosellantes, geosintéticos impermeables, geotextiles, geonet o geomallas y carpetas de tránsito de material granular. Todas estas capas serán de origen y materialidad certificada y serán instaladas bajo un exhaustivo control de calidad dando cumplimiento al DS 148 “Reglamento Sanitario Sobre Manejo de Residuos Peligrosos”.

Sistema de Impermeabilización

Todos los componentes del sistema de impermeabilización y drenaje a emplear en la construcción del relleno serán compatibles física y químicamente con los residuos depositados en el relleno y con los líquidos lixiviados que se generen. Las capas de impermeabilización definidas para el proyecto resisten las agresiones químicas y microbiológicas y tienen una adecuada resistencia mecánica frente a las solicitaciones que se puedan generar durante la construcción y operación del relleno de seguridad, durante un movimiento sísmico o por las diferencias de temperatura día-noche. Comprende cuatro niveles impermeabilizantes mediante membranas geosintéticas de polietileno de alta densidad de 1,52 mm de espesor fabricadas con resinas vírgenes (niveles 1 y 2), un tercer nivel de GCL autosellante y autoreparante, y un cuarto nivel de arcilla natural impermeable.

encapsulamiento_capas.min

Sistema de detección y localización permanente de fugas

Vale la pena destacar la incorporación del sistema de detección y localización permanente de fugas, el cual consiste en una red de sensores de conductividad eléctrica instalados entre las dos geomembranas de HDPE, conectados a una caja de registro que permite monitorear de manera continua, 24 horas al día, los 7 días de la semana, la integridad de ambas geomembranas. Este sistema, en el instante en que detecta una fuga, emite localmente una señal luminosa y auditiva, además de enviar un mensaje remotamente al controlador del sistema. La información registrada permite localizar con precisión y de manera inmediata la fuga, así como también estimar su magnitud.

 deteccion_de_fugas

Con la implementación de este sistema, es posible garantizar la contención total de los lixiviados al interior del Relleno de Seguridad, ya que la rapidez y precisión con que opera este sistema permite tomar las acciones correctivas que se requieran para sellar una posible fuga cuando ésta se produce en los primeros dos niveles de impermeabilización (geomembranas de HDPE 1 y 2), estando todavía activos los niveles de impermeabilización 3 (GCL) y 4 (Arcilla natural). De esta manera se asegura por completo una protección efectiva y preventiva del recurso hídrico subterráneo.

Finalmente, cada vez que una celda del relleno colma su capacidad de disposición, esta es cubierta y cerrada con una cuebirta constituida por un sistema de impermeabilización a base de arcilla y geomembrana de LLDPE, sobre la cual se definirá un sistema de drenaje de aguas lluvia de material granular y geonet y tuberías colectoras, con una capa de suelo vegetal superficial. De esta manera, los residuos dispuestos en el relleno, tratados y estabilizados, quedarán encapsulados herméticamente de forma segura y definitiva.

cierre celda

Adicionalmente, el centro implementará un sistema de monitoreo ambiental periódico de la calidad química del agua subterránea mediante pozos instalados agus arriba y aguas abajo del Relleno de Seguridad, demostrando con transparencia la correcta operación del Centro y el nulo impacto al medio ambiente y los recursos naturales locales. Este sistema, al igual que una serie de otros contorles de seguridad y ambientales, son parte del plan de cierre del proyecto, que considera un plazo mínimo de 20 años de monitoreo y control después del cierre definitivo del Centro.

Comments are closed.